El Museo de Ciencias Naturales de Paterna se montó para facilitar el estudio de las ciencias naturales, en beneficio de los alumnos del Colegio La Salle. 

Se inició en el curso 1953-1954, cuando los alumnos y sus padres traían ejemplares y eran clasificados para su posterior colección. Realmente en el curso 1960-1961 es cuando se decide dedicar el espacio actual, antigua capilla, para museo y se encargan las estanterías y vitrinas a los carpinteros del colegio. 

El encargado desde el principio fue el Hermano León, que dedicó muchas horas a etiquetar y clasificar los cerca de 14.600 ejemplares.

De los beneficios que se obtenía de la venta de material escolar, que vendía el propio Hermano León, se autorizó dedicar una parte para la compra de ejemplares, para preparar piezas por el taxidermista Sr. Martí, de Valencia. Más tarde, el propio centro dedicaba una partida presupuestaria para mantener y ampliar el museo.

En aquella época no estaba mal visto matar ejemplares para su colección, ya que no había especies en peligro de extinción, ni existía la conciencia que existe en la actualidad. Las piezas llegaban por donaciones de familias vinculadas al colegio o bien por encargo a personas o hermanos de La Salle que estaban de misioneros en otras partes del mundo. 

El propio Hermano León realizó muchas salidas al monte, junto con sus Hermanos de congregación a la búsqueda de piezas y más en concreto de minerales y fósiles por los montes de Teruel y Castellón.

El museo cuenta con un herbario de especies del mediterráneo y en especial de la zona de Baleares. Dicha colección posee especies en perfecto estado desde 1910. Muchas de estas especies proceden de un herbario que se realizó a principios de siglo XX para el colegio La Salle de Bonanova ( Barcelona). De las especies repetidas o sobrantes de ese herbario surgió el herbario de nuestro museo. Consta de 10 urnas o cajas numeradas del 1 al 10. Botánicos de la Universidad recurren a dicho herbario para sus estudios.

El Hermano León dedicó sus últimos años de su vida, estando jubilado a clasificar los ejemplares que le llegaban. Llegaba a dedicar 14 horas diarias a tal menester. 

 En su honor el Museo de Ciencias Naturales del Colegio recibe el nombre de MUSEO DE CIENCIAS NATURALES HERMANO LEÓN. A la entrada del museo encontramos un busto y un cuadro en su honor.

Al Hermano León le sucedió el Hermano Emilio Castro, gran amante de la naturaleza y con dotes de zahorí, que le hizo conocer muchos espacios y por lo tanto le hizo aumentar la colección del museo. En especial ejemplares de Paleontología y Mineralogía.

Al Hermano Emilio Castro le sucedió Carmina Motoliu, bióloga, que se dedicó a revisar la clasificación según los nuevos parámetros de clasificación, a su mantenimiento, a su informatización y a su difusión por los centros escolares de la Comunidad Valenciana. 

En la actualidad están informatizadas 9965 especies diferentes.

El museo posee más de 500 entradas en un buscador de internet que permiten dar a conocer el museo entre los escolares y entre los científicos.

En la actualidad figura en el “Registro de Colecciones, Proyectos y Bases de Datos de Biodiversidad en España” con el código CLS-MHLP de gbif.es

Más información y visitas>>>